publicidadpublicidad

LUD Itaú antel Summum Pilsen Soul
Miércoles, 30 de Agosto de 2017 19:04

¡Gracias, muchachos!

La selección uruguaya de fútbol universitario cerró su participación en las Universíadas de Taipei 2017 en el cuarto lugar y con el pasaje a Nápoles 2019 en el bolsillo.

Luego de haberse metido entre los cuatro mejores del mundo tras vencer a Rusia en cuartos de final, Uruguay no se hizo amigo de la definición por penales y la definición desde los 12 pasos impidió primero el pasaje a la final y luego, la obtención de la medalla de bronce.

Es que tras empatar sin goles con Francia en los 90’ reglamentarios de la semifinal, los galos ganaron en los penales por 5 a 4 y avanzaron a la final, mandando a los celestes al partido por el tercer puesto de las Universíadas.

En el encuentro por la medalla de bronce, el rival celeste fue México, que venía de perder con Japón, el único que le pudo ganar a Uruguay en este torneo y que luego se terminó quedando con la medalla de oro tras vencer a Francia 1-0.

Luego de igualar otra vez sin goles en los 90’ reglamentarios, los penales se hicieron nuevamente enemigos del equipo de Alejandro Heguy: los aztecas ganaron 5-3 y se subieron al podio.

Pero nada se le puede reprochar a esta selección que dejó todo en la cancha y que se planteó un objetivo: estar entre los mejores. Lo logró y quedó a un penal del podio en Taipei 2017.

Para destacar, el proceso que llevó a Uruguay a estar entre los mejores de las Universíadas dio un gran resultado con jugadores comprometidos con la causa desde el primer momento: en los entrenamientos, en los amistosos, en la convivencia y sobre todo, en el torneo.

Juan Martín Oyenard fue el goleador celeste con 4 conquistas y quedó tercero en la general del torneo, a dos tantos del máximo anotador, el ruso Ivan Sergeev.

Por otra parte, Martín Tejera, el arquero titular de esta selección, se fue de Taipei sin recibir un solo gol. Jugó cinco de los seis encuentros y mantuvo su arco en cero.

Claro está que un rendimiento colectivo brutal llevó a destacar a las individualidades que también potenciaron un plantel que dio todo en cada partido y en cada jugada.

Uruguay se despidió de Taipei con seis partidos jugados, tres triunfos y una sola derrota con un saldo de siete goles a favor y solamente dos en contra, demostrando estar a la altura de las mejores selecciones del mundo.

Con esta notable actuación, Uruguay no solo arañó y el podio quedando en el cuarto lugar sino que además, se trae como premio la clasificación a las próximas Universíadas que serán en Nópoles, Italia, en 2019. ¡Gracias, muchachos!